Burt's Bees
Sustentabilidad

Sustentabilidad

Reportes de Sustentabilidad

Cuando las abejas productoras de miel desean comunicarse —para mostrar, por ejemplo, la ubicación de comida o un gran nuevo lugar para vivir— hacen una danza de bamboleo. En Burt’s Bees, hemos hecho una danza de bamboleo propia, sólo que toma una forma ligeramente diferente. En el pasado, emitimos nuestros propios reportes formales detallando nuestros compromisos y objetivos; el reporte de sustentabilidad del 2012 fue el último reporte de ese tipo.

Desde entonces, nuestro avance ha sido detallado en los informes financieros y de sustentabilidad integrados de nuestra compañía matriz, The Clorox Company. Sus informes anuales han sido reconocidos por su transparencia y excelencia en responsabilidad empresarial en la presentación de reportes.

Además, hemos avanzado para proporcionarte más actualizaciones en tiempo real sobre nuestro avance hacia las metas del 2020, tanto aquí como a través de redes sociales. Esperamos seguir contando nuestra historia. (Y también seguiremos bailando).

Huella Operativa

¿Alguna vez has visto las huellas de una abeja? Nosotros tampoco. Todo lo que estas pequeñas hacen es volar de aquí para allá, llevando polen a todos lados en su búsqueda del material de construcción perfecto. Pero sólo toman lo que necesitan, y dejan el medio ambiente mejor de lo que lo encontraron. En Burt’s Bees, tomamos como ejemplo la naturaleza. Nos hemos comprometido a hacer el mundo un poco más verde y más limpio, haciendo lo que las abejas hacen mejor: trabajar duro en productos naturales que le agraden a la gente.

Es por esto que, por ejemplo, nos hemos comprometido con una política de enviar cero desechos a vertederos. Con más de 350 empleados y contratistas en tres instalaciones, nada se va al basurero. Nada, en verdad. ¿Cómo? Cada mes, nuestros empleados se ofrecen como voluntarios para verificar más de 400 contenedores de reciclaje y compostaje, asegurándose de que todo se clasifique apropiadamente. Cualquier desecho que quede después de eso y que no pueda ser reciclado o convertido en abono, se transforma en combustible de biomasa o en electricidad.

También nos tomamos en serio nuestro uso de la energía. Sabemos que nuestra compra de electricidad es lo que más contribuye a las emisiones de carbono, así que equipamos nuestras instalaciones con iluminación ahorradora de energía, software de manejo de recursos y equipos de producción eficiente. Nuestros responsables empleados siempre buscan maneras de ahorrar energía y agua. Y nos enfocamos más en el impacto de nuestra cadena de suministro, incluyendo los fabricantes por contrato.

Pero también sabemos que, a medida que crece nuestra marca, también nuestro consumo de agua, lo que pone en riesgo nuestras metas de sustentabilidad para el 2020. Esto no nos satisface en absoluto. En vista de la escasez global de agua dulce y los limitados recursos de energía no renovable, es más importante que nunca tomar únicamente lo que necesitamos. Entonces, hasta que estemos libres de combustibles fósiles y tengamos un consumo de agua neutral, estamos compensando nuestro impacto ambiental de otras maneras: Logramos la certificación de uso neutral de carbono de CarbonNeutral Company. Compramos Certificados de Restauración de Agua de la Bonneville Environmental Foundation, devolviendo millones de galones de agua —el equivalente de nuestro propio consumo— a reservas de agua como la del Río Colorado.

Aún falta mucho por hacer, pero estamos determinados a lograrlo. Porque no sólo estamos creando un mundo mejor para nosotros mismos, también lo hacemos por esas pequeñas polinizadoras amarillas con negro que viven en armonía con la naturaleza, y a quienes les debemos tanto.